Skip to main content.
Related sites: IMBioMed | PubMed
More related sites: SOLAMI | SEMI | ACMI | HONcode | WMA
Navigation: Inicio | Consejo Editorial | Acreditaciones | Privacidad | Normas para Autores
Número ActualNúmeros AnterioresEnvío de ArtículosContáctenos

  Volumen 5: 63-73   Junio 2008

 

 

ORIGINAL

Evaluación de Conocimientos y Equipamiento en los Carros Rojos para la Reanimación Cardiopulmonar en una Unidad de Tercer Nivel de Atención

 

(Evaluation of Knowledge and Equipment in Cardiopulmonary Resucitation in a Third Level of Attention Medical Unit)

 

Carlos Alberto Regalado Becerra, M.D.,1 Joaquín Segura Vega, M.D.,2 José Manuel Órnelas Aguirre, M.D.3

 

1Residente de cuarto año en Medicina Interna; — 2Intensivista; — 3Investigador asociado B, IMSS. Jefe de la División de Investigación en Salud. UMAE Hospital No.2 CMNNO. México. Correspondencia: carlosregalado1@hotmail.com.

 

Como citar este artículo: Regalado CA, Segura J, Órnelas JM. Evaluación de Conocimientos y Equipamiento en los Carros Rojos para la Reanimación Cardiopulmonar en una Unidad de Tercer Nivel de Atención. Medicrit 2008; 5(2):63-73.

 

 

RESUMEN

 

Objetivos. Evaluar el conocimiento de reanimación cardiopulmonar en el personal de salud, así como el equipamiento de los carros rojos en una Unidad Médica de Alta Especialidad.

 

Métodos.Un estudio transversal analítico donde se evaluó el conocimiento en Reanimación Cardiopulmonar (RCP) básica mediante un cuestionario. El instrumento fue validado por 2 médicos intensivistas de acuerdo a las recomendaciones de la American Heart Association. Se evaluó el equipamiento de los carros rojos del área hospitalaria. Las deficiencias se catalogaron de acuerdo a su importancia en muy graves, graves y leves. Dependiendo del tipo y cantidad de faltantes se colocaron en 4 situaciones: optima, mejorable, inadecuada y no tolerable.

 

Resultados. De 10 preguntas en RCP, el personal de enfermería obtuvo 3/10 preguntas con una calificación correcta en más del 60% de sus repuestas. El grupo de médicos en 6/10 preguntas obtuvo una calificación correcta en más del 60% de sus respuestas. Respecto a los carros rojos, un 90% de estos presentaban deficiencias que podrían comprometer la eficacia de la reanimación y solo un 10% se encontró en una situación mejorable. Se encontró una correlación de Pearson (r2= 0.95) entre el conocimiento y equipamiento de RCP.

 

Conclusiones. El conocimiento en RCP es indispensable en el personal de salud y se encuentra directamente relacionado con el equipamiento de los carros rojos.

 

Palabras Clave: Reanimación cardiopulmonar, Carro rojo, Paro cardiorrespiratorio, Educación.

 

 

ABSTRACT

 

Objectives. To evaluate the knowledge of cardiopulmonary reanimation by the medical staff and the equipment of the Resuscitation trolley in a High Specialty Medical Unit.

 

Methods. An analytic transversal study in which it was evaluated the knowledge in basic cardiopulmonary reanimation (CPR) through a questionnaire. This instrument was approved by 2 Intensive Medical Doctors according with the American Heart Association recommendations. Resuscitation trolleys of the hospitalization area were evaluated. Deficiencies were classified according to their importance in light, moderate or severe. Also depending on the type and the amount of shortness they were categorize in optimal, improvable, inadequate and intolerant.

 

Results. From 10 questions in CPR, the nursery staff got 3/10 questions with a correct qualification in more than 60 % of their answers. The group of doctors got in 6/10 questions a correct qualification in more than 60% of their answers. Regard to the Resuscitation trolleys, 90% of them had deficiencies that might jeopardize the efficacy of the reanimation and only 10% was in an improbable situation.

 

Conclusions. Knowledge in CPR is necessary among the medical staff and It is directly related with the equipment of the resuscitation trolley.

 

Key words: Cardiopulmonary resuscitation, Resuscitation trolley, Cardiorespiratory arrest, Education.

 

 

Introducción

 

Las técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) se introdujeron al inicio de la década de los sesenta[1], y, a pesar de que estas técnicas son periódicamente revisadas por expertos[2], los aspectos básicos de las mismas no han sufrido grandes cambios durante los últimos 35 años. El entrenamiento para la RCP ha sido recomendado para profesionales médicos por más de 3 décadas, esta formación tiene características especiales porque es eminentemente práctica y no puede aprenderse practicando con el paciente.

 

Las maniobras de RCP simples y sencillas a veces no se tienen en cuenta por la premura de la urgencia ante la parada cardiorrespiratoria, estas maniobras son conocidas pero poco aprendidas por el personal médico desde su formación como médicos. El pronóstico del paro cardiorrespiratorio es proporcional al entrenamiento del personal que atiende al paciente e inversamente proporcional al tiempo que ocurre entre el paro cardiorrespiratorio y el inicio de una reanimación eficaz[3].

 

La reanimación cardiopulmonar básica o soporte vital básico incluye el conjunto de maniobras necesarias para una RCP adecuada, cuando no se dispone de recursos instrumentales[4]. Aunque a veces puede ser suficiente para recuperar a un paciente, su objetivo fundamental es asegurar un gasto cardíaco y una oxigenación mínimos del SNC y del miocardio, que mejoren el resultado inmediato de la RCP avanzada y el pronóstico neurológico del paciente. El gasto cardíaco durante la RCP convencional en adultos equivale generalmente a la tercera parte de lo normal o incluso menos[5].

 

La aplicación de la reanimación cardiopulmonar debe sustentarse en un sistema organizado para que sea eficaz. Esta idea, que resulta obvia, ya fue expuesta hace tiempo[6]. En este esquema organizativo podemos considerar la capacitación del personal para detectar la situación, aplicar los protocolos y técnicas; la ejecución de la cadena de supervivencia, y adecuación del material a emplear[4]. Todo esto debería quedar englobado en un plan hospitalario de RCP y con el auspicio de un grupo o comité de reanimación cardiopulmonar7 que debería estar liderado por intensivistas[8].

 

Los conocimientos mínimos que debe tener todo personal de la salud respecto a la reanimación cardiopulmonar es el nivel básico, pero la American Heart Association enfatiza que los conocimientos de la RCP para personal medico debería ser el avanzado. Con respecto a los conocimientos sobre RCP, en estudios previos publicados que evaluaron a médicos intensivistas y anestesiólogos, con exámenes teóricos en relación a la RCP básica y avanzada[9]; fueron evaluadas 98 personas que en el 75% de los casos tuvieron respuestas no correctas en relación al conocimiento mínimo indispensable para la RCP básica; concluyen estos autores que el conocimiento de la RCP no es adecuado.

 

Respecto al Carro Rojo: La secretaría de salud refiere[10] que deberá estar disponible en la unidad de cuidados intensivos, Urgencias y áreas de hospitalización y lo define como: Unidad rodable de soporte de vida, en la cual se concentra de manera ordenada el equipo, material y medicamentos para iniciar oportuna y adecuadamente las maniobras de reanimación cardiopulmonar. Contiene los elementos necesarios para manejar una urgencia, pero no encontramos ninguna norma oficial la cual mencione exactamente que equipo, material y medicamentos se requieran. En un estudio llevado a cabo en España donde se evaluó el equipo indispensable para la reanimación cardiopulmonar en relación al contenido y funcionamiento de los carros rojos en un hospital, encontraron que hasta un 40% presentaban deficiencias que podrían comprometer o dificultar la eficacia de la RCP, solo un 20% no presentaba deficiencias[3].

 

 

Objetivo

 

Objetivo general

 

Analizar el grado de conocimiento conforme a las reglamentaciones internacionales y nacionales para el manejo de la RCP básica en el personal de salud.
Analizar el equipamiento de los carros rojos en una Unidad Médica de Alta Especialidad..

 

Objetivos específicos

 

Evaluar los conocimientos de la reanimación cardiopulmonar básica (RCP), en el personal Médico y de enfermería de una Unidad Médica de Alta Especialidad.
Investigar el estado actual de los carros rojos en una Unidad Médica de Alta Especialidad.

Analizar la correlación entre el grado de conocimientos en RCP básica y el estado que guardan los carros rojos en nuestro hospital.

 

 

Métodos

 

Características del lugar donde se realizó el estudio

 

El estudio se realizó en la Unidad Médica de Alta Especialidad del Instituto Mexicano del Seguro Social que corresponde a un hospital de 3er nivel de atención, con un área de influencia en 4 estados del noroeste de México (Baja California Norte y Sur, Sonora y Sinaloa).

 

Diseño

 

Transversal analítico.

 

Criterios de selección

 

Criterios de inclusión: Personal médico y de enfermería de cualquier turno adscrito a algún área hospitalaria de la UMAE, aceptar participar de forma anónima y confidencial en el estudio, contestar la encuesta de forma completa y en el tiempo requerido. Criterios de exclusión: Personal médico y de enfermería de cualquier turno que no se encuentre adscrito a actividades de atención a pacientes en hospitalización, no aceptar participar de responder la encuesta solicitada. Criterios de eliminación: Personal que no respondió adecuadamente la encuesta, encuestas incompletas ó ilegibles.

 

Muestreo de los individuos de estudio

 

Se tomó mediante un muestreo no probabilístico a por lo menos el 50% del personal de enfermería y médicos en las áreas de Medicina Interna, Traumatología y Ortopedia, Urología, Neurocirugía, Neurología, Neumología, Cirugía de tórax, Cardiocirugía, Cardiología, Nefrología, Admisión contínua, Terapia Intensiva y Recuperación de quirófanos. Para el caso de los carros rojos, se realizó una evaluación personalizada del 100% de los equipos disponibles en cada uno de los servicios antes mencionados.

 

Construcción y validación del cuestionario de conocimientos en RCP

 

Se realizó una encuesta a médicos, residentes y enfermeras que laboran con pacientes adultos una Unidad Médica de Tercer Nivel de Atención (UMAE), mediante un cuestionario previamente diseñado y validado por el grupo de investigación de este proyecto, el cual fue construido a partir de las recomendaciones de la American Heart Association del 2005, donde se explican los conocimientos básicos y avanzados que debe conocer el personal de salud en una Unidad Médica. Al validarlo mediante una evaluación por expertos en RCP (2 médicos terapistas) y aplicación experimental piloto se encontró una consistencia interna con un alfa de Cronbach de 0.72, lo cual permitió su aplicación al grupo de médicos y enfermeras evaluadas. Se evaluaron conocimientos básicos de RCP y además, se analizaron los aspectos relacionados a la formación del rescatador, cursos que haya recibido desde el egreso de la carrera, interés por la RCP en su trabajo y que tan frecuentemente utilizan la RCP en la práctica profesional. La evaluación de resultados se realizó mediante calificación individual de cada uno de los cuestionarios obteniéndose los porcentajes de respuesta para cada reactivo evaluado.

 

Evaluación de los carros rojos

 

Posteriormente se anexó un apartado que evaluó el estado y funcionalidad de los carros rojos en base a las recomendaciones hechas por Gómez et al y Ruiz et al[7],[8]. Actualización del cuadro básico y catálogo de instrumental y equipo médico del sector salud por la Secretaría de Salud en México[9]. Para esta revisión se analizó la presencia y estado funcional de la bolsa-válvula-mascarilla, laringoscopio y monitor desfibrilador. Se cuantificó el material y medicamentos que se encontraban contenidos en el carro correspondiente. Ante la ausencia de una norma nacional en México para el estado que deben de guardar los carros rojos intrahospitalarios se tomó como punto de comparación ideal las recomendaciones de la Unidad de Cuidados Intensivos en el Hospital de Poniente en Almería, España[3]. Donde se establece el mínimo de requerimientos de requerimientos en medicamentos y material de curación indispensable para la realización y mantenimiento de una RCP de forma adecuada por 30 minutos.

 

Para la aplicación de esta escala se tuvieron que definir los faltantes de acuerdo al orden de importancia que se muestra a continuación:

 

 

Cuadro.

 

 

 

Se utilizó una escala ordinal para la calificación de los carros rojos y que va de óptima a no tolerable de acuerdo al esquema que se presenta a continuación:

 

 

Tabla.

 

 

 

Descripcion general del estudio

 

Aplicación de la encuesta

 

Se invitó a cada uno de los participantes de forma anónima y confidencial para que resolvieran el cuestionario en 30 minutos en su área de trabajo y buscando que estuvieran ubicados en la sala relectura más cercana con tranquilidad e iluminación adecuada para lograr la mayor tranquilidad y concentración del encuestado. Al final entregaban la encuesta y se les agradecía su participación no sin antes explicarles cual era la finalidad del estudio y donde podían contactar al investigador en caso de dudas ó aclaraciones al respecto. Posteriormente se realizó una visita a todas aquellas áreas donde se encontraban los carros rojos, para evaluar sus características físicas y de equipamiento de acuerdo a las normas internacionales y nacionales de la Secretaría de Salubridad como parámetro ideal en su conformación.

 

Correlación entre conocimiento y estado de carros rojos

 

Una vez recolectada la información, se realizó un análisis de correlación con la prueba de correlación de Pearson entre el grado de conocimiento de los encuestados y el y estado que guardan los carros rojos; para lo cual, transformamos la calificación obtenida en conocimientos a una escala ordinal de óptimo (9-10), mejorable (7-8), inadecuado (6) y no tolerable (igual ó menor a 5) que nos permitió compararlo con lo obtenido en el análisis de los carros rojos.

 

Análisis estadístico

 

Toda la información se capturó en una base de datos en el paquete estadístico SPSS® versión 12.0 para Windows®. Primeramente se realizó un análisis descriptivo con cálculo de porcentajes de respuestas correctas e incorrectas en la encuesta de conocimientos y características socio-demográficas de la población estudiada con el cálculo de intervalos de confianza al 95%. Un análisis inferencial intragrupo para evaluar la presencia de diferencias estadísticamente significativas entre los porcentajes de respuesta entre los grupos de estudio (enfermeras y médicos por separado) se realizó con Ji cuadrada y U de Mann Whitney para aquellas con respuesta ordinal. Posteriormente, se realizó un análisis de correlación de Pearson para la respuesta de la encuesta y el estado de los carros rojos de acuerdo a los criterios antes mencionados. Cuadros y gráficos fueron realizados en el programa Excel 2003 de Office® para Windows®. Un valor de “P” igual ó menor a 0.05 fue considerado como significativo.

 

 

Resultados

 

En la Tabla 1 se observan las características generales de los individuos de estudio donde encontramos que de 318 entrevistados 179 (56%; IC95%, 51 a 61; P=0.02) eran enfermeras y 139 (44%; IC95%, 39 a 49; P=0.02) médicos. Respecto al genero 190 (60%; IC95%, 55 a 65; P=0.02) eran mujeres. 155 (49%) tienen de 1 a 10 años titulados de su profesión. Y se observan la formación personal en la RCP que tenían los participantes encontrando que en 192 (60%; IC95%, 55 a 65; P=0.001) refieren haber tomado algún curso de RCP, pero únicamente 131 (41%; IC95%, 36 a 46; P=0.001) mencionaron haber tomado algún curso de RCP con maniquíes, solamente 42 (13%; IC95%, 9 a 17; P=0.001) tienen certificación por la American Heart Association y 100 (31%; IC95%, 26 a 37; P=0.001) tenían más de 2 años sin actualizarse en algún curso de RCP, ha pesar de considerarlo muy importante en el desarrollo de su trabajo en 275 (86%; IC95%, 82 a 90; P=0.50). Posteriormente se observa la utilización de la RCP de los participantes en sus áreas de trabajo encontrando que 200 (63%; IC95%, 58 a 68; P=0.001) habían proporcionado RCP básica a algún paciente recientemente. 121 (38%; IC95%, 33 a 43; P=0.005) utilizaron por ultima vez la RCP en los últimos 30 días y 103 (32%; IC95%, 27 a 37; P=0.001) realizan uno ó dos procedimientos de RCP al mes.

 

Respecto a los conocimientos generales del equipo para la RCP refieren 294 (92%; IC95%, 89 a 95; P=0.001) conocer las características del carro rojo de su servicio, 260 (82%; IC95%, 78 a 86; P=0.001) mencionan que esta accesible al personal y 176 (55%; IC95%, 50 a 60; P=0.001) refieren que el tiempo promedio en llegar un carro rojo al lugar donde se requiere en promedio 0-1minuto. (Tabla 1).

 

 

Tabla 1. Características sociodemográficas de los participantes.

 

 

 

En relación a la evolución del conocimiento que el personal de salud tiene en relación a la RCP en la tabla numero 2 observamos que de 10 preguntas acerca de la RCP básica, el personal de enfermería obtuvo sólo 3 preguntas que sobrepasa el 60% de positividad en las respuestas. Llama la atención que sólo en 64 (36%; P=0.001) del personal de enfermería se encuentra capacitado para realizar adecuadamente una evaluación inicial en un paciente con paro cardiorrespiratorio y en 93 (52%; P=0.58) para detectar el momento preciso de solicitar ayuda cuando se presente un paro cardiorrespiratorio en uno de sus pacientes.

 

En cambio, para el grupo de médicos se observó que en 6/10 preguntas sobrepasaron el 60% de positividad en las respuestas. Sin embargo; se encuentra que sólo en 74 (53%; P=0.67) tiene conocimientos adecuados acerca de cómo iniciar con la ventilación de rescate. Así como, en 39 (28%; P=0.001) únicamente tiene conocimiento sobre la localización de las compresiones. En 54 (39%; P=0.01) en la relación de compresión/ventilación en el paciente en paro con un rescatador y en 48 (34%; P=0.001) en la relación de compresión/ventilación en el paciente en paro con dos rescatadores. (Tabla 2).

 

 

Tabla 2. Respuestas positivas en examen de RCP.

 

 

 

En la Tabla 3 encontramos respecto al estado físico y características generales en la evaluación de los carros rojos encontramos que el entorno externo en 15 (75%; IC95%, 56 a 94) libre de obstrucciones, todos los carros se encontraban accesibles al personal y con adecuadas dimensiones, únicamente 8 (40%; IC95%, 19 a 61) están construidos por material de plástico de alto impacto. El sistema de movilización se encontró que en todos funcionan adecuadamente sus ruedas pero en 16 (80%; IC95%, 62 a 97) carros les funcionan adecuadamente el sistema de frenos. En 15 (75%; IC95%, 56 a 94) cuentan con manubrio de conducción y 11 (55%; IC95%, 33 a 77) tiene protección para choques. En las áreas para los medicamentos todos los carros cuentan con áreas de resguardo y en 19 (95%; IC95%, 85 a 104) cuentan con área de preparación de medicamentos. En las áreas de accesorios todos los carros cuentan con superficie para el monitor desfibrilador. Para la tabla rígida y tanque de oxigeno se encontró que solamente en 10 (50%; IC95%, 28 a 72) presentan áreas adecuadas para estos accesorios. (Tabla 3).

 

 

Tabla 3. Características generales de los carros rojos.

 

 

 

En cuanto a la situación de los carros rojos, encontramos que ninguno presento una situación optima, 2/20 (10%; IC95%, 3 a 23) situación mejorable, 5/20 (25%; IC95%, 6 a 44) situación inadecuada y 13/20 (65%; IC95%, 44 a 86) situación no tolerable (Figura 1). la edad media se fue incrementando progresivamente en los donantes reales hasta obtener el valor más elevado en el año 2004, 43.9 años.

 

 

Figura 1. Condiciones físicas y de equipamiento de los carros rojos analizados.

 

 

 

Un 90% de los carros rojos presentaban deficiencias que podrían comprometer la eficacia de la reanimación y solo un 10% se encontró en una situación mejorable. Evaluamos 29 posibles situaciones de deficiencia en los carros rojos, de las cuales 19 (65%) son de materiales no reutilizables (jeringas, gasas, guantes, etc…) y medicamentos los cuales si contamos con ellos en la institución. Es importante puntualizar que de todas las deficiencias que encontramos en los 20 carros rojos de las 3 categorías ya comentadas, fueron 220 deficiencias pero de estas 99 (45%) son de material no reutilizable y medicamentos los cuales si contamos con ellos únicamente que no están en el carro rojo por que el personal responsable de su revisión y equipamiento no los coloca en su interior.

 

Se analizó una correlación de Pearson para evaluar el conocimiento de la RCP básica para lo cual como ya se menciono anteriormente transformamos la calificación obtenida en conocimientos a una escala ordinal de optimo (9-10), mejorable (7-8), inadecuado (6) y no tolerable (igual ó menor a 5) que lo correlacionamos con lo obtenido del estado que guardan los carros de nuestra unidad encontrando que existe una relación directamente proporcional entre estas dos variables con un r2 de Pearson = 0.9529 (Figura 2).

 

 

Figura 2. Correlación entre conocimiento de RCP y estado de los carros rojos.

 

 

 

Discusión

 

El estudio encontró un déficit importante en conocimientos de RCP básica en el personal de enfermería y médico. Además, este conocimiento tiene una relación directamente proporcional al estado y condiciones de equipamiento en que se encuentran los carros rojos de nuestra unidad. Este punto es importante, ya que no se trata de deficiencias económicas o administrativas para contar con los recursos necesarios en nuestra institución, sino que se trata de un problema educativo y de capacitación continua al personal. A este respecto, en países de primer mundo existe la capacitación constante al personal de salud y población en general, donde se les enseña a utilizar desfibriladores automáticos o semiautomáticos externos y a proporciona una RCP básica hasta por 30 minutos de forma continua[11]. Una solución a este problema tendrá que contemplar programas de capacitación continua al personal y evolución constante de las competencias adquiridas por el personal.

 

En un estudio que se llevó a cabo en el hospital poniente en Almería España[3], se evaluaron los carros rojos con las mismos criterios que nosotros utilizamos y encontraron sólo 2 carros en situación optima, 4 en mejorable, 1 en inadecuada y 3 en no tolerable. De los cuales un 60% podían ser operables y un 40% no operables por las deficiencias que mostraban. A este respecto en nuestro estudio no encontramos ningún carro en óptimas condiciones, 2 (10%) estaban en condiciones mejorables, 5 en condiciones inadecuadas y 13 una situación preocupantemente no tolerable. Del total de estos un 90% estaban no operables, este dato nos muestra diferencias muy marcadas con el estudio español, que nos permite identificar un área de oportunidad para la mejora continua de nuestra unidad.

 

Respecto a los conocimientos de la RCP básica en el personal tomamos como punto de comparación los resultados encontrados en un estudio previo que se realizó en el policlínico “Mártires del 8 de Abril” en Cuba[12] en donde llama la atención que hasta el 70% de los encuestados tuvieron respuestas positivas. Una crítica importante a este cuestionario es que algunas de las preguntas se encontraban redactadas de forma inespecífica que permitían confusión en su interpretación. La diferencia con el instrumento construido por nosotros radica en que utilizamos preguntas que fueran preguntas con solo una posible respuesta y que iban dirigidas a explorar la RCP básica en base a las recomendaciones de la American Heart Association de Noviembre del 2005. Con este instrumento encontramos que en promedio los médicos contestaron 6 de 10 preguntas llegando hasta un 60% de positividad en las respuestas, aunque aparentemente estos resultados indican un conocimiento menor que el estudio cubano, podemos mencionar que nuestro cuestionario era más específico y confiable en su validez interna.

 

Otro estudio realizado en Cuba por López M. y cols. donde al evaluar a personal de anestesiología y medicina crítica encontraron que del total de respuestas posibles, el 74% se contestaron incorrectamente y hasta un 26% correctamente con lo que concluyen que el personal tiene un nivel insuficiente de conocimientos[10], situación que es muy similar a lo que encontramos en nuestro trabajo.

 

Como crítica a nuestros resultados podemos mencionar que no se logro encuestar al 100% del personal, situación que pudiera haber influido en los resultados finales por proporcionarnos una visión más directa de la situación que vivimos en nuestro hospital. Un punto que no evaluamos fue el conocimiento del personal médico sobre RCP avanzada en áreas críticas como quirófanos, urgencias y terapia intensiva.

 

Otra deficiencia de nuestro estudio lo presento el hecho de no haber analizado al 100% de los carros rojos ya que sólo revisamos los que se encontraban instalados en áreas hospitalarias. En ningún caso de evaluó el estado de monitores y desfibriladores por personal especializado el área (Ing. Biomédico).

 

Como recomendaciones que esta información nos proporciona podemos mencionar que para lograr una capacitación adecuada del personal se requiere contar con recursos humanos y materiales suficientes, formar grupos de médicos y enfermeras capacitados y certificados para el curso ACLS acreditado por la American Heart Association que apoyen como instructores institucionales y serian responsables de la evaluación y análisis periódico de los carros rojos, así como otorgar los cursos y talleres de RCP básico y avanzado al personal. Contar con suficientes maniquíes para la realización de cursos y talleres de RCP y buscar que todos los médicos residentes y enfermeras de nuevo ingreso en la UMAE tomen el curso de RCP avanzado otorgado por instructores institucionales. Realizar actualizaciones en RCP para todo el personal en forma contínua logrando que cada médico o enfermera tome un curso de RCP con practica en mani-quíes, por lo menos cada 2 años.

 

Realizar cursos de capacitación al personal de enfermería para el mantenimiento (ensamblaje, limpieza etc.) al equipo del carro rojo. Con esta capacitación y la de RCP básica lograr una mejor conciencia sobre la importancia de tener bien equipados nuestros carros rojos para una adecuada reanimación cardiopulmonar. Organizar grupos o tener un responsable en la inspección de los carros rojos para identificar las deficiencias y reportarlas para su corrección lo más rápido posible.

 

La lista de materiales, equipo y medicamentos que deben tener los carros rojos deberá ser evaluada por lo menos con 2 intensivistas para que sea más apegada a la realidad y no exigirnos lo que no podremos tener en todas las áreas. Podrían existir 2 diferentes tipos de listas de equipamiento de los carros rojos una para terapia intensiva y otra para el resto del hospital.

 

Otorgar mantenimiento a los monitores y desfibriladores por lo menos una vez al año y así podríamos incrementar la durabilidad de estos y un mejor funcionamiento.

 

 

Conclusión

 

En el personal de salud de nuestra unidad existen deficiencias graves en los conocimientos de RCP básica. En los carros rojos se encontraron deficiencias graves que comprometen la eficacia en la RCP. El conocimiento en RCP es indispensable en el personal de salud y se encuentra directamente relacionado con el equipamiento de los carros rojos. Es urgente iniciar cursos y talleres de RCP básico y avanzado certificados por la American Heart Association. Se requiere lograr un cambio en la actitud del personal en cuanto a la importancia de la RCP y el estado que guardan los carros rojos en las áreas hospitalarias.

 

 

Referencias

 

1. Kouwenhoven WB, Jude JR, Knickerbocker GG. Closed-Chest cardiac masaje. JAMA 1960;173:1064-7.

 

2. Cardiopulmonary resuscitation: Statement by the Ad Hoc Committee on Cardiopulmonary Resuscitation of the Division of Medical Sciences. National Academy of Sciences-National Research Council. JAMA 1966; 198;372-9.

 

3. Fierro J, Ruiz M, Peinado J, et al. Evaluación del contenido y funcionamiento de los carros de RCP en un hospital. Med intensiva 2003;27:399-403.

 

4. Grupo de Trabajo del European Resuscitation Council, la American Heart Association, la Heart and Stroke Foundation of Canada y el Australian Resuscitation Council. Pautas recomendadas para la comunicación uniforme de los datos en la parada cardíaca extrahospitalaria: El “estilo Utstein” (nueva versión abreviada). Med Intensiva 1993;17:461-72.

 

5. Lepilin MG, Vasilyev AV, Bildinov OA. End-tidal carbon dioxide as a non-invasive monitor of circulatory status during cardiopulmonary resuscitation: A preliminar clinical study. Crit Care Med 1987;15:958-1000.

 

6. Safar P, Bircher NG. Reanimacion cardiopulmonar y cerebral 1er ed. Madrid: McGraw-Hill Interamericana de España, 1990.

 

7. Gomez-Arnau J, Lacota F, Garcia del Valle S, Nuñez A, et al. Organización Hospitalaria de la reanimación cardiopulmonar. Rev Esp Anestesiol Reanim 1999;46:205-14.

 

8. Ruiz M, Diaz MA, Ramos JA, Fierro J. La actividad del intensivista en un hospital comarcal. Med Intensiva 2000; 24:38-9.

 

9. Lopez M, Navarrete V, Vallongo M, et al. Estudio multicéntrico exploratorio sobre el nivel de conocimientos en RCP. Internet Habana, Cuba. Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/scar/vol5/no1/scar05106.pdf.

 

10. Secretaria de Salud. Modificaciones a la 8a. y 9a. actualizaciones del cuadro básico y catálogo de instrumental y equipo médico del sector salud.

 

11. 2005 American Heart Association Guidelines for Cardiopulmonary Resuscitation and Emergency Cardiovascular Care. Part 3: Overview of CPR. Circulation 2005;112: IV-12-IV-18.

 

12. Arango A, Solero T, Castillo D, y Álvarez P. Conocimientos teóricos de los médicos de familia sobre reanimación cardiopulmonar. Rev Cubana Med Gen Integr 2002;18(2).

 

 

ArchivoCSS XHTMLContáctenosCopyright 2009, MEDICRIT